Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2014

La chica de Murphy

Pasa en la vida real. No en las películas ni en los cuentos. Pasa en ese instante en que apoyás el manojo de llaves en el asiento del auto. Pasa en ese instante en el que soltás la puerta del auto y te percatás de que sus llaves están adentro también. Pasa cuando intentás abrir la puerta y te das cuenta de que todas tienen el seguro puesto. Pasa cuando te quedás sin la cartera, sin la billetera, sin el celular, sin 25 centavos para llamar desde un teléfono público. Pasa cuando tenés que ir a votar y el DNI está dentro del auto. Pasa cuando hacen 30 grados de calor y queda una hora para que cierren los comicios. Pasa cuando es domingo a las cinco de la tarde y ningún vecino te abre la puerta. Pasa cuando vivís muy lejos y varios kilómetros de ruta e insolación te separan del centro.
Pasa en la vida real. Pasa en la vida de Ananda. Por eso la historia sigue.
La hora límite se acercaba. Llegó corriendo al colegio Faustino Fernández con el pasaporte en la mano pero estaba cerrado. Saltó el …

Yo deposito mis tesoros en el cielo

Se llama Javier y es de Neuquén. Hoy vive en Mar del Plata y se refugia entre las carpas que se acercan al mar.
Lo conocí una noche en que me pidió un trago de cerveza mientras caminaba sola por la costa. Mi primera reacción fue seguir adelante, pero unos pasos después me acerqué para regalársela. Sin planearlo empezó a contarme su historia y alzó la voz de una vida que no imaginé cruzarme en aquel momento. Curiosidad y esencia obligan, me sumergí en esa conversación y me dejé llevar por el relato que ahora comparto con vos.
Él llegó a Mar del Plata de la mano de un artesano y su mujer psicóloga que le dieron refugio en su vivienda. A cambio del techo, cama y comida, les limpiaba la casa, les cocinaba y compartía su amistad. Al cabo de un año esa historia se dividió y lo llevó a vivir entre las carpas de la costa marplatense, esas que los turistas alquilan para protegerse del sol y él cuida para caminar su vida. Hoy vive en lo que llama un paraíso. Todas las mañanas se levanta al amanece…

Time will change you

Las ideas no se mantienen fijas en el tiempo. Cambian como las personas y los paisajes de temporada. El futuro es absolutamente impredecible. Todo lo que te rodea hoy mañana puede de golpe no estar más. Al principio es duro por el inherente rechazo al cambio; porque en todo presente vive el pensamiento de futuro y la ilusión. ¿Cuándo vamos a aprender a vivir de pleno en el ahora? Estamos en proceso.
Las ideas no se mantienen fijas en el tiempo. Porque somos sobrevivientes de las eras, de los leopardos y los partos sin saber lo que eran. De las serpientes, las arañas y el frío… La capacidad de adaptación y las variables infinitas de la vida hacen que todo sea absolutamente relativo y por ende, las ideas se impregnen dinámicas, volátiles. ¿Cómo lo malo puede ser del todo malo y lo bueno solo bueno, si sus fundamentos son permeables?

Esas preguntas son paradojas, contradicciones; objeciones contra la quietud, reclamos de movimiento a la realidad estática. Al fin y al cabo, esos opuestos se…

Volar por la sala, aterrizar en el sillón

Me dijeron que nací con una fluidez muy mía, la de crear con la palabra. Que mi mente y corazón son materias primas, pero ¿quién soy para decir algo grande? Si apenas solo puedo contar mi historia…
Como sea, hoy voy a contar una leyenda de ave fénix que nada tiene que ver con una historia romántica, por si acaso así lo pareciera. Ocurrió una tarde cualquiera en que miraba el atardecer. Estaba un poco perceptiva, quizás, había tomado algún trago. Era verano, siempre verano. Y los últimos rayos de sol se escurrían por las ramas entre árboles de copas espesas. A contraluz, se dibujaban nidos con docenas de pájaros ansiosos que dormían temprano y despertaban puntuales al nuevo día. Observaba y me perdía en esa maravilla tan cercana y lejana también.
Y en un instante de fascinación ocurrió la magia. Una sensación más allá del tacto físico, fue una transformación de lo mundano que se desparramó en la piel. Un camino que se abrió, un salto gravitatorio hasta un suelo especial por el que camino…

Súper Luna

Luna nublada, imponente. Luna de arcoíris. La más brillante del año. La más cerca de la tierra. Se mueve en Acuario. El sol la sigue desde Leo. Intuición. Corazón. Puedo pensar que es un efecto de la luz o sentir que nos irradia y nos transforma, que nos alcanza como una varita. Ella se merece todos los amores y rituales. Todos los endiosamientos y primeros besos bajo su luz.
Porque nada se escapa a los ojos de la luna llena. Es una chamana del cielo, una maga de las nubes, una bruja de magia blanca que todo lo sabe
Ella es uno de los faros del gran ojo, el que contiene a vientres dentro de vientres y más vientres de mundos que se deshacen a la razón finita. La aureola que dibuja su silueta es la energía de su suelo que se expande. Y esa estela que brilla alrededor es su grandiosa intuición, porque todo lo ve, todo siente, todo lo vibra tan mujer y todo lo ilumina tan bruja.
Juli
la foto también.

Convivencia

Mi gato es sabio. No porque sea mío sino porque de verdad lo es. Él me enseña, es mi compañero fiel y guardián nocturno. Me trae plumas blancas cada vez que se encuentra con un ángel en el patio. Y me besa con pasión, se extasía cada vez que miramos juntos una película. Me habla con su mirada, nos comunicamos sin sonidos. Cuando sube al estante me toca la frente con su pata suave y me dice que todo va a estar bien, que no tenga miedo, que las hadas se esconden en las plantas y vuelan por la casa mientras duermo. A veces cuando sueño las escucho y siento el aire de su aleteo en la punta de mi nariz.
Juli Biurrún


Foto y maquillaje de ANDREA JARA

Los solitarios

El cielo estaba gris y el aire se sentía húmedo. Los pájaros cantaban tímidos y cuando los escuchaba recordaba aquellas mañanas de invierno en la cama con mamá. Tenía solo algunos años y me ponía triste cuando pensaba que ellos tenían frío porque no estaban con su mami como yo con la mía.
Inmersa en esa imagen subí a la bicicleta y llegué hasta una plaza cerca del río. El aire olía fresco, qué bueno que tenía mis guantes. Qué bueno que mi piel estaba curtida. Me sentía fuerte. Todavía me siento fuerte.

Con los auriculares puestos me apoyé en un árbol y empecé a observar. La calle estaba casi vacía y solo se veían algunos caminantes ansiosos y solitarios, esos que si pasaban mucho tiempo dentro de su casa sentían que se asfixiaban y necesitaban salir a respirar sol, aunque la tarde estuviera nublada.
A pocos metros había una esquina en reparación donde los autos se acumulaban para doblar en u. Y en un momento a esa fauna de vehículos se sumó un motor ruidoso por añadiduras post fábrica. S…

Una mañana

Un dolor agudo te atraviesa el vientre. Tu estómago se contrae y en un espasmo involuntario une tus rodillas con el pecho. Tomás forma de bicho bolita mientras sentís como los filamentos se destruyen. Tu estómago se estira y en tu pecho se dibuja un mapa de mil venas. Las piernas que te acompañan se tiñen tintas y su circulación está espesa como una ruta congestionada. El bajovientre se desgarra. ¿Acaso lo que duele son las entrañas? El ceño se frunce, los ojos lloran y la piel se moja como excitada. El calor frío te invade y sus gotas heladas se deslizan por los surcos de tu cuello. Solamente querés volver a la cama pero tenés que ir a trabajar. El octavo día solo existe para Dios.

Juliana Biurrún

Palabras

Las palabras tienen fuerza propia que va más allá de quien las pronuncie. No necesitan aprobación ninguna y cuando son lanzadas al universo su poder rueda instantáneamente. Son la resonancia del sonido interno y su vibración puede expandirse hasta lugares desconocidos. Para bien o para mal, ese Todo no distingue entre patrones de bondad o perjuicio, solo capta intenciones y las materializa en sus emisarios. Por eso cuidado con lo deseas, porque sin dudas puede cumplirse.
Las palabras son poder de creencia, expansión, puentes de vulgaridad o divinidad. Son sagradas escritas o habladas. El mensajero en cualquiera de sus formas es el medio. Sabio, discípulo o pastor, todos viven y son en ellas.
Palabras de madre tierra, de plano humano y celestial. Palabras de voz o pensamiento. Palabras selladas, transtemporales e interplanetarias. Todas son lenguajes del cielo y la boca no es conciente de la longitud de sus dichos cuando los derrama en los hilos del cosmos.

Porque ellas son la conexión …

Consejos para un viajero

Viajar es cambiar, abrirse, absorber. Es un shock vitamínico que despierta las defensas y aumenta la percepción de palabras, gestos, sonidos, aromas, sabores y olores. Se trata de moldear el cuerpo y mente a lo amorfo de lo desconocido, inspirar al espíritu a iluminar historias, consumir cultura y masticar interacción. Es descubrir que somos capaces de superar lo que sea y que podemos adaptarnos a lo lejano sin miedo. Porque viajar es también crecer en empatía y humanidad.
Pero el viaje no concluye en el viajero. Por el contrario, termina de capitalizarse cuando lo aprendido es compartido y se convierte en nuevos saberes para alguien más. Una foto, una anécdota, una receta o lo que sea que capte la atención de cada uno, contribuyen en esta cruzada para aprender a través de.

Por eso viajero, no te distraigas en el paisaje ni en el cielo. Admirá con profundidad los colores de cada lugar que pises, extraé el jugo de cada conversación en la calle, observá cómo interactúa la gente entre sí, …

Vivir en aventura

Bienaventurados quienes crucen cordilleras en su imaginación y enfunden su espíritu con virginidad de sorpresa. Ellos se transformarán por admiración y alumbrarán su camino con ojos de niño.
Para encontrar la aventura hay que redescubrir lo que se mira y darle impulso profundo al corazón. Ella se camufla invisible a los ojos dispersos y se balancea entre ambientes para llamar la atención. Coquetea desde las sombras y le silba a quienes caminan por su vereda. Muchas veces ese sonido se pierde en la nada, pero cuando alguien escucha la melodía de sus labios no puede resistir el encanto.
Encontrarla implica generar rupturas para percibir el sabor escondido en lo cotidiano. Esa búsqueda se trata quebrar parámetros y volverse un espectador permeable a situaciones de potencial transformador; ser protagonista en la cadencia de acciones para vibrar con más fuerza y color en lo que ocurra. Y por supuesto, es también arriesgarse alegre y sin miedo a lo desconocido, porque la aventura se vive más …

¿Qué significa Cultura Retórica?

La retórica es una disciplina que atraviesa campos de conocimiento como la literatura, el periodismo y las ciencias sociales entre otros. Se trata, a grosso modo, de la belleza que combina las palabras mientras estudia las formas en que se usa el lenguaje con finalidad estética y comunicativa. En esta línea es también un arte, porque está mediada por un proceso de inspiración y selección de ideas ordenadas como acordes de una canción en función de lo que buscan transmitir. De esta manera engloba al conjunto de procesos que interactúan y se repercuten durante la construcción del discurso.
Por otro lado, la cultura atraviesa todos los ámbitos en la vida de una persona. Abarca conductas sociales y modos de comunicarse. Son los modos de actuar o de hablar; los rituales que celebra, los alimentos que come, las ideas que profesa. Es un estilo de vida que une transversalmente a un grupo o sociedad; la idiosincrasia común que se moldea en función de.  En otras palabras, la cultura es un culto …

Escribir

Sentir sin límite, sin vergüenza, con felicidad de sentir. 
Sentir que escribir es honrar la vida
Plasmar lo trascendental de las palabras es continuar más allá de los pies. No importan los gustos, preceptos ni diferencias certeras que distancien del autor; eso se mide en otra balanza.

Los pensamientos son volátiles y su perdurabilidad se rige por la química cuando el cerebro que los contiene funciona bien. Pero si algún cable se desconectara, todo lo reflexionado en una conexión de introspección se perdería en la nada y moriría sin reencarnación cercana a ese lapso de tiempo.
En noble consecuencia este honrar es compartir lo que florece. Sea en una foto, una canción, un dibujo o una historia. Porque cuando llega y rebalsa por los canales del mensajero, esa información codificada deja de ser suya y pierde el control de su longitud de onda. Se reformula en una semilla que salta al viento para germinar algún terreno fértil que encuentre.
Las palabras fueron creadas para ser responsables. …

Redescubrir el poder del cerebro

Un repaso por los dichos de Estanislao Bachrach en Neuquén
Estanislao es Doctor en Biología Molecular. Se recibió de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y continuó sus estudios de maestría e investigación en Europa y Estados Unidos. Tras una crisis emocional por un choque de intereses laborales emocionales, se inició en prácticas relacionadas al hacer holístico. Yoga, meditación, reiki y espiritualidad entre otras, fueron algunos de los caminos que recorrió para reencontrarse con el equilibrio perdido.
En esa búsqueda puso en práctica con él mismo lo que había estudiado sobre neurociencias durante más de quince años. Como un nerd confeso sistematizó en acciones diarias una serie de tips que la ciencia comprueba, optimizan el funcionamiento del cerebro y mejoran su rendimiento para el uso más eficaz. Así se convirtió en divulgador científico y publicó el best seller "Ágil Mente". Lo que se escribe de acá en adelante es algo de lo que él nos cuenta.
Para empezar el recorrido hay…

Optimizar el uso de energía

Y ocurre que soy una curiosa intensa de lo relacionado con un Todo de colores brillantes. Por eso muchas historias que escribo frecuentan el tema. Hay miles de cosas sobre las que podría hacerlo, pero siento que plasmar la introspección es devolver la gracia de vivir esos momentos. Desde que baja por mis dedos se envuelve en un regalo para quien lo quiera recibir.
En este dejar ser de la búsqueda y curiosidad las vibraciones se acercaron y en consecuencia surgieron vínculos nuevos y sumamente enriquecedores. Como escribí el otro día, esto que se llama vida es también un “ciclo camino” para exprimir y comer hasta la pulpa de la naranja porque nada es desechable. Aunque se pase de tiempo en el canasto de frutas, esa cáscara medio podrida es fértil dentro de la tierra.

En este contexto aprendí que la diferencia es algo superficial y que en realidad no existe. Se trata de fachadas, personajes, egos, rechazos y afinidades que nos acercan o alejan cuando construimos los círculos que comparten…

Ver el tigre

Lo más extremo que se nos presenta cuando pensamos en la desgracia es la muerte -y me refiero sólo a la que ocurre en orden natural- la otra no tiene nombre. El miedo y el dolor que despierta desde una perspectiva si se quiere “intelectualizada”, son producto del ego que dice que con ella, la existencia desaparece y los cordones umbilicales del camino se desvanecen en el agujero de la nada.

También se puede pensar que lo anterior no es real y que cuandoel momento llega, la Esencia de la persona emprende un viaje indefinido por los confines del universo. Interpretado de esa manera hasta parece un suceso interesante.
Entonces allí en estrellas lejanas, la esperarían aventuras inimaginables para este terreno; repasos y balanzas, plumas y pesos, supernovas en canal directo. Flotaría en el Absoluto donde el tiempo desaparecería y la velocidad de sus no formas superaría la concepción mundana, mientras los pensamientos se desplazarían en la sincronicidad eterna del presente infinito. Todas la…

Camino a Roma

En situaciones límite la persona descubre su esencia y su auténtico potencial. En esos momentos reflota lo bueno y lo malo que tiene adentro. Y con toda la verdad afuera, en medio de ese remolino de contradicción, florece su mejor versión.
Porque las historias más tristes de la vida son también renacimientos. Su nobleza obliga a dejarse ser en la curiosidad y revelar así pasiones nuevas para redefinir con ellas sentires y conceptos.
De ahí la infinidad de palabras y pensamientos que hay por descubrir; las racionalidades más diversas para indagar en los miles de versos escritos durante miles de años que llevan al mismo lugar. Hacia el espacio que se unifica entre vos, yo, el hermano del siglo pasado y la hija que voy a tener mañana. El paradójico destino individual y compartido; indefinido, sabido al fin.
Juli Biurrún

Ser

Me movía como una rana. Flexionaba y estiraba brazos y piernas al mismo tiempo. Mientras avanzaba dejaba una estela de ondas con el contorno de mi cuerpo. La energía de ese movimiento se repetía más allá de mi, se reproducía a mi alrededor. Se fundía con ese alrededor. Con esos movimientos yo era en el alrededor.
En el aire se repetía el efecto. Con los mismos movimientos podía volar, volar en estado horizontal. Podía moverme con igual facilidad en los ambientes. Yo era en los estados, en el aire, en el agua, en el azul.
Todo ese movimiento que se expande habita en mi, mora en mi cuerpo. Desde siempre viene conmigo. Desde hace tanto tiempo que no lo recuerdo. El se reinyectó aquí en esa explosión que fue mi fecundación. Y se reproduce como eco cada vez que me muevo.
No necesito nada. Esa magia vive en mi. La escucho, percibo sus ondas en el aire. La siento, como siento el placer en lugares que no veo. Como siento a mis ovarios cuando se estrujan entre relámpagos que anticipan la tempest…

Él es Luno

Este gatito es especial, como todos. No es porque sea negro y mágico, ni dócil y compañero. Ni mucho menos porque sea hermoso.
Su historia se remonta al año 1994 cuando iba a cuarto grado. Los que me conocen saben que siempre fui amante de los animales. Por lo menos desde que tuve la libertad para ir sola a la plaza del barrio y encariñarme en una tarde con un perro que anduviera solo por ahí.
Así pasaron por casa las perritas Sorpresa, Solita; llegó el gato Abrojito y después Samantha. Ella fue mamá de Samantico, el único sobreviviente de una cría de cinco hermanos de los que tres nacieron prematuros y el último fue muerto después de nacer; estimamos que por aplastamiento y asfixia de su madre que lo parió cinco horas más tarde dentro de un cajón, mientras todos dormíamos.
Samantico fue una edición especial de felino. Todas las mañanas me seguía cuando caminaba al colegio que quedaba a unas cuadras de casa. Era un clásico volver para llevarlo porque tenía miedo de que se perdiera o alg…

Magia II

Tuve un sueño. Estaba vestida de blanco y dibujaba con mis dedos el número ocho mientras flotaba horizontal. Ahora que lo pienso ese es también el símbolo del infinito.

Era tan real que sentía entre mis nervios la templada adrenalina del océano. En mi sueño todo era posible y me movía sobre la cresta de una ola entre miles de luminas que brillaban sobre mí. Eran hadas y sílfides del aire que bailaban en espiral con los brazos abiertos y sus pechos mirando al cielo.
En mi sueño todo era de color blanco mágico y no sentía miedo por nada. Ni de las criaturas que se escondían en el fondo negro del mar, ni de las arpías que se disfrazaban de mujer sensual. No preocupaban los obstáculos ni la muerte y tampoco me asustaban los precipicios o los volcanes en erupción.

Y fue un sentimiento real, mágico, palpable para mi corazón que no tiene vergüenza de latir en lo que parece fantasía. Caballo corazón que galopa con energía inagotable.
Juliana Biurrún.

Magia I

¿Qué es lo primero que ves en tu mente cuando suena la palabra magia? ¿Calderos? ¿Pociones? ¿Túnicas negras? Yo pienso en blancos y dorados. En destellos de estrellas azules que viajan tan rápido que vienen desde el pasado y ya son el futuro. Esas estelas atraviesan todo el cuerpo de mi piel.
Y titilo, titilo fuerte porque toda la luz que hay alrededor todavía no alcanza para todo este cielo. Hay que iluminar el barrio entero, la ciudad. A toda la familia, los amigos, a todos los enemigos.
No es suficiente con que vueles como un águila y alcances a beber el néctar de la flor roja. El aire de tus alas tiene que llegar a los pájaros que todavía caminan por el suelo. El polen de tu campo tiene que viajar en el polvo para esparcirse como semilla en la superficie alrededor.
No es casual que necesites hacerlo. Sucede porque que descubriste a la magia o la magia te descubrió a vos. Y cuando esa gracia emerge de lo profundo del estómago se transforma en servicio del alma, en un trabajo del dh…

Sobrevivir el plantón

Diarios de viaje III
Los viajes se revalorizan en las aventuras. Y las aventuras, por supuesto, están ligadas a situaciones extremas. ¿Acaso ya escribí alguna vez sobre el placer de estirar los límites de lo pensable?
Esta fue otra experiencia que puso a prueba la tolerancia en la adversidad y la capacidad de soportar la hostilidad en el propio cuerpo. Y vaya sorpresa, son resistentes las células que cubren nuestra piel.
Eran las 7.30 de la mañana y estábamos rumbo al distrito mexicano de Palenque, zona conocida por sus cascadas de paraíso y las ruinas mayas que enaltecen al Rey Pakal y la Reina Roja. La ruta era suave y sus paredes selváticas inundaban de humedad y aire fresco el camino.
De repente nos topamos con un cúmulo de autos que no podían avanzar porque en la bifurcada entre destinos, un “plantón” de camionetas y vecinos interrumpía el paso. Esto que conocemos como “piquete” en Argentina, se repite en Latinoamérica impulsado en todos lados por el mismo estímulo: Reclamar por prom…