Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

Una historia de luces y tentaciones...

Era más rico que el postre nuevo de Bonobón. Incluso cuando mordió la empanada y el jugo de la cebolla se desparramó entre sus dedos, todavía parecía sabroso. En un rapto de inconsciencia instintiva, pensóen arrebatarlo para llevarlo hasta la zona roja de Holanda y ser la única clienta durante los treinta días del mes.
Una no está preparada para tanta metralleta de masculinidad junta. Algunas apenas esperan que el sujeto de su cita se lave los dientes y tenga el comedor completo. O, con pretensiones más amplias y exquisitas, sepa hablar y no tenga errores de ortografía. Eso es absolutamente excluyente y fundamental.
Juan Cruz Pertticone era codiciado y cumplía con todos los requisitos “estereotipables” para la sociedad. Era el último soltero por el que las desquiciadas con vuelo estaban dispuestas a arrancarse los ojos. Pero él era selectivo, no cualquiera le venía bien (cuando no se trataba solo de sexo).  
Buscaba una fémina similar a lo que era: Una chica con ideas, perspicaz, divert…

Facebook: El escape imposible

Son pocos los que escapan con eficacia de la jungla virtual. Como una logia de rebeldes from the web, se resisten a plantar sus nombres en el perfil de cualquier red social, sea Twitter, Facebook, Google +, Fotolog o cualquier otra que haya quedado en el pasado de este agosto de 2012.
Pero al ser los menos, generalmente sus entornos integran el team de los más. En ese grupo, las implicancias de sus vidas sociales por un motivo u otro, terminan colgadas en la red. En una imagen de perfil, el retrato de una juntada loca, en la foto escaneada de la dulce infancia escolar o en el barrio. No importa por qué, pero siempre hay alguna razón para mostrar los afectos en el ciberespacio.
Con la nueva modalidad de time line, línea de tiempo, biografía, que la red cara de libro propone obligatoriamente a partir del 22 de agosto, las publicaciones realizadas y recibidas aparecen cual botón vestido de azul. Divididas por año, agrupadas en bloques. Los ex, las ex, los que no llegaron a serlo, los que …

Los interactivos*

Como el arena que rodea los oasis. Absorben cualquier pizca de humedad que ose acercarse.
El poder de captación se predispone por bajada innata como inversamente proporcional al avance de la edad. Dicho en Lengua: según la idea colectiva, ¿médica y psicológica?, a más grandes, más tiempo lleva aprender; a más chicos, más libres y perceptivos, intuitiva e instintivamente. En lo último estamos de acuerdo.
Pero los interactivos quiebran la regla. Se erigen militantes de los propios tiempos y del paso obligatorio por cualquier placer que dispare los sentidos. Caminantes de una vía lúdica, conscientes de la fuerza en la curva del río. Distanciados del anclaje innecesariamente temprano. Practicantes del amor y la fé poética, lectores de Dolina y Fabián Casas, de las crónicas de Cicco y el blog de Galeano en los ratos libres.
Interactivos libres y comprometidos con la elección de libertad, atados a las convicciones del tipo que sean. Sin tribu, sin clase; ni color, barrio o avenida. Ese lazo …