Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

Sobre la ignorancia

La elección de una actitud
Siempre me pregunto si el que ignora vive más tranquilo que quien conoce la verdad. El que ignora transita un mundo de abstracción donde se condensan sus ideas limitadas en su propia visión. Es decir que quien ignora porque no conoce, no tiene motivo de interrogante ni curiosidad. Entonces la pregunta que repica, es si en este tema cabe también la premisa de “ojos que no ven, corazón que no siente”.
La ignorancia no es una cuestión nata. Es un estado en el que se convierte la persona cuando se aplana poco a poco en sus propios vacíos. Es aire liviano en la estructura propia. Es hasta un tipo de felicidad, no hay incendio cerca.
Quien ignora no es quien no tiene estudios. Esto no se acerca siquiera a la capacitación académica. Tampoco es falta de conocimiento intelectual ni tiene que ver con el capital cultural. Estas son solo condiciones que condimentan las pretensiones de no ignorancia. Por eso cuando se reduce la presunta sabiduría a esos atributos, no se ha…

Ser un puente

Esto es más un texto para un diario íntimo que para un espacio así. Pero si alguien lo lee y entiende algo de lo que intenté expresar, le contagia un poco de sensación, mi misión en estas líneas está cumplida.
           Dejarle algo bueno a los huesos*. Eso es lo que quiero. No me importa si piensan que soy una tonta que piensa que el mundo es bueno. Y una empalagosa. Sí, me emociono fácil pero a veces parezco tan fría. Otra contradicción y para variar.

Quiero dar y darme, encontré un sabor exquisito en ese verbo. Quiero que la vida sea de color azul. Y simple, sin maldad. No me importa si piensan que soy tonta por crédula. Si creo y es mentira, soy sincera. Y eso es lo que quiero.
No me importa que se rían por mis comentarios susanezcos o cuelgues con menos sentido que cualquier cuelgue. Quien se ríe bien comparte el código. Quien se ríe mal, me genera nada y un gran contradicción. Y ahí es cuando hasta yo pienso que soy tonta. No sé de dónde sale el anhelo. Es una necesidad interna de…

Sobre Mundo Anfibio: Lisandro Aristimuño, un artista sin techo

Estamos saliendo del agua. Tenemos que adaptar nuestro sistema para sufrir la metamorfosis y convivir entre ambientes. Debemos recordar las ideas que trajimos desde allá y perdimos en el primer amanecer de conciencia, para saber que permanecen allí, guardadas, erizas y escondidas. A veces aparecen y se sienten fuertes. Son intuiciones, nuestra voz de más adentro que no tiene explicación. Es pura porque solo se siente (y nada más hay que escucharla).
Mientras salimos del agua, compartimos una sensación colectiva de necesidad de acción y elevo; de estar a la altura de las circunstancias para efectivizar la trasmutación que nos toca y ser quienes tenemos que ser para lograr que este engranaje funcione. Esta es una impresión global que se percibe en el aire antes de escuchar el disco. Al hacerlo, la conexión surge automática y nos comunica en sonidos eso que invade el aire de hoy.

Mundo Anfibio es la quinta producción de estudio de Lisandro Aristimuño. Un trabajo osado y ambicioso, con coro…