Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

Sobre la belleza

La bondad embellece a la gente y cuando un sujeto es capaz de percibirla en alguien más, su nivel de parcialidad aumenta hasta que inevitablemente, se convierte en alguien bello para esos ojos (no necesariamente atractivo). Para que esto suceda no es necesario compartir un nivel profundo de conocimiento, sólo alcanza con sentir la vibración que emana esa persona desde la mirada y el tono de su voz.
Los parámetros tan distorsionados sobre este tema que conviven en el colectivo cotidiano, chabacano y superficial, alisan las psiquis de montones de señoritas que se deprimen cuando ven que su cola tiene forma de cuadrado y no se parece a las manzanas que salen por TV. En este falso paradigma mediático que propone a la belleza superficial como una especie de “valor supremo” (y donde los egos que las portan se vuelven intocables por hermosos), se deforman las bases en los modos de relación para con los demás y la manera en que se presentan ante el mundo.
Los métodos de atracción más básicos, c…

La exploración del ser

El auge de las terapias alternativas, el crecimiento en lo cotidiano de personas con sensibilidades especiales que leen a través de tu ojo, el consumo de plantas sagradas y frutos de la naturaleza para elevar el estado del ser o sacarlo del status quo permanente, son algunas de las aristas que proponen nuevos modos y anteponen la duda sobre los límites de lo válido en la exploración del ser.
El encuentro con el lado oscuro de uno mismo, el temor por lo desconocido y la incertidumbre sobre las alternativas de reacción, son factores que restringen la búsqueda en los sectores más escépticos y creyentes del no creer sin ver. Producto de la negativa a salirse del hospedaje seguro donde duerme la comodidad, éstas preguntas viven como tales y no buscan ni encuentran en su camino un señor acertijo que las resuelva.

En este terreno la sanidad y preparación mental son fundamentales para cualquier proceso de exploración que se inicie. Es la conciencia de saber que no somos todo esto que vemos y pe…

Karma y conciencia: La ignorancia elegida

Lo efímero de la vida. Nuestro rastro en la tierra. Su continuidad desde la influencia, los vínculos y los recuerdos.

Lo que dejamos. Lo que fuimos y nos trasciende. Nuestra descendencia espiritual. Las redes invisibles.
Las consecuencias que desconocemos. La bondad que nos vuelve y lo malicioso que llega por dos.  
Las fuerzas incorpóreas que nos atraen entre nosotros y nos hacen amarnos, detestarnos o pasar por al lado sin sombra.
Es tan fugaz que sucede sin darnos cuenta. Un accidente, una enfermedad. Lo no dicho y lo elegido no decir, por vergüenza, orgullo. Por dejar para después.
Y cerrás los ojos, contra tu voluntad te quedás dormido. Con esfuerzo intentás permanecer aquí, pero un poderío impalpable, superior, invencible, te gana el juego. Llega sin avisar, tal vez no escuchaste sus mensajes.

Son fuerzas invisibles que operan entre nosotros vestidas de miedos e intuiciones, de posibles y pensamientos recurrentes que aparecen como pop ups de sitios web, para recordarnos lo que decid…

El ego, el falso centro

La diferencia entre ego y autoestima es abismal. Además del reconocimiento del “yo” en el psicoanálisis y del aprecio excesivo de una persona por sí misma, es la “desvirtuación” para el mal costado del amor propio. Por el contrario, la segunda entendida como la percepción evaluativa y tendencia del comportamiento amoroso hacia uno mismo, representa la parte óptima del bien ser y el sujeto sano.
Todos somos especiales y como seres sociales, dignos del reconocimiento incondicional de uno mismo hacía sí, de los demás hacia uno mismo y viceversa. Por eso el concepto de autoestima resulta tan fácil de corromper cuando busca su alimento fuera de la propia persona; en lo material o la aprobación necesaria de terceros cuando en realidad, su fortalecimiento se trata de una búsqueda mental y espiritual en la que el sujeto se vale de su dignidad. La reafirmación constante de los dotes propios desde el ocultamiento excesivo de los defectos, es sinónimo de un centro corrido de lugar; de un ego con …