Ir al contenido principal

A tu mente

Es que ya ves, esto es una ilusión, un corte arbitrario para ordenar el tiempo. ¿Ordenar el tiempo? ¿Acaso se puede definir el inicio de un círculo? ¿Y su segmento final?

Una confesión: Nunca me llevé bien con el tiempo. Me resultó más fácil alejarme de las intimidades con el alcohol que del uso desordenado del tiempo. Los límites siempre fueron cuestión de rebeldía para la mayoría, y para mí también. Sucede que las imposiciones y el deber ser, producen una contracción tan poderosamente constrictiva en mi mente, que en defensa personal se eyecta hacia el adentro más enmarañado, hacia mi propia deformación. Fin de la confesión.

Superar estas cuestiones es un proceso de rebalse en el que las incongruencias de años  -materializadas en hábitos de años-, se limpian desde adentro, poco a poco y en trabajo de hormiga. Grano de arroz a grano de arroz.  

Y en esto entra el tiempo y su “desordenado uso”. Aunque el considerarlo desordenado no sea más que un intento de respuesta a patrones sociales y de convivencia que insisten en que las cosas deben ser de determinada manera, y no porque las maneras de vivirlo en lo profundo estén mal. Ya sabemos que en el fondo de la olla la sopa siempre está quemada. Entonces, ¿de qué nos ocupamos realmente, si en realidad nada de esto que involucra a nuestra mente y sus disfunciones tiene arreglo? 

La mente medida con la mente siempre estará atada a la mente y por lo tanto a su limitación. Es lo que se dice, “una avería de base”. Será quizás una solución o un intento de arreglo, trascender la olla quemada y aceptarla como tal, también amarla, honrarla, buscar su evolución no desde la perfección, sino desde la purificación. Nadie dijo que por estar quemada la olla también estaría sucia.

Hagamos el camino inverso, dejemos de llenarnos de ideas limitantes disfrazadas de presunta superación y que la cloaca se rebalse, que los conceptos se desarmen y las trampas de la mente se atrapen a ellas mismas, se vayan por el  borde del recipiente. Vaciémosla de expectativas y complejos, de rencores e inseguridades, de enojos, de exceso de pasado y de futuro, de imaginaciones, suposiciones, de prejuicios y de ira, de envidia y comparación. Llenémosla de sacralidad.

Elijamos la sana soledad a la compañía por miedo. Por favor, reconcíliate con vos, amate más, amate mucho, no le entregues tu vida a la inseguridad. Sanate y después vinculate, no lo hagas desde el vacío. Nada bueno puede salir de ahí.

Elijamos compañías sanas, que nos inspiren y estimulen transformación. Alegrémonos en compañía de los sabios y virtuosos, agradezcamos su presencia en nuestras vidas. Cultivemos las buenas costumbres, alimentemos la no violencia, la veracidad, la aceptación y el respeto por todos. No prejuzguemos, no juzguemos, veamos más allá del error y soltemos. Confiemos en la sincronía  y en que todo es perfecto como es. Aunque de momento no se vea, los ojos del cuerpo no alcanzan para mirar por la espalda. 

Revaloricemos el silencio, no digamos nada si lo que tenemos para decir no suma. Trabajemos por ver el brillo que hay en todo, hasta en la sombra más espesa. Ya sabemos que todo es una cuestión de perspectiva y que la percepción del mundo depende del estado de la mente. Entonces, no seamos su alimento débil. Ejercitemos la inteligencia emocional y espiritual, si acaso podría validarse esta última conjunción. 

Que el tiempo nos encuentre más sabios, livianos y agradecidos. Que nuestra mente se purifique y con ella se derrame el amor incondicional que penetra la existencia. Para nosotros, soñadores del espíritu, esa es la única manera de cambiar el mundo.


Juliana Dolores Biurrun

Comentarios

  1. Juliana Dolores Biurrun, Dolores que nombre!!, igual que uno puede hacer, no podiamos elegirlo de BB, no obstante ese nombre para mi extraño en estos tiempos me llevo a ese dolor visceral, que estamos en el Mundo, y no somos del Mundo, quizas po eso tirados en el suelo en una noche limpida sin luz, nos trasporta a las estrellas infinitas, el infinito de la No Mente que es nuestro verdadero lugar, y despues nada que explicar.....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario