lunes, 23 de febrero de 2015

Presente continuo

A la vida le lleva solo unos segundos cambiar para siempre. Grotesco error caer en la ingenua seguridad de la estabilidad. La ilusión de permanencia causa dolor cuando la inercia se modifica, cuando lo impensado ocurre, cuando la mente queda atada a una utopía de firmeza. Cuando eso sucede, el ego se daña y la herida narcisista contamina el cuerpo.




Pero el corazón se fortalece. La incomprensión caduca. La honestidad eleva. La empatía hermana. El amor expande. El valor recompensa. La amistad salva. La familia protege. La muerte renace. El alma va. El alma vuelve. El alma despierta. El alma contagia. El alma ama. El alma conecta con el alma. El alma mira sin forma. El alma comprende lo mundano y lo eleva. El alma es semilla. El alma es sangre de unidad.

Juli Biurrún

No hay comentarios:

Publicar un comentario