Entrevista a Yusa: Música mestiza y con identidad

El pasado sábado 21 de mayo se realizó en Teatro del Viento la primera Peña Latinoamericana, en la que se presentaron las cantautoras neuquinas Marina Santillán y Noelia Pucci, con la actuación estelar de Yusa, cantante, compositora y multiinstrumentista cubana. 


Su estilo entre el jazz y el funk, con mezclas de rumba y ritmos latinos, sumados el inconfundible sabor y carisma de sus raíces, la convierten en una artista de fusión por excelencia, que hace gala de su virtuosismo  y sin complicaciones se pasea por los instrumentos que tenga al alcance. Durante su presentación en Neuquén y en formato solista, sumó al público como un integrante más y logró con gracia e interacción, cerrar su visita con una sala llena de jóvenes y adultos parados, haciendo dos pasos para atrás y agachándose, mientras entonaban un coro colectivo a su pedido.

En entrevista con ella, hablamos sobre identidad musical, las influencias del contexto sociopolítico en sus creaciones y la búsqueda constante de transmisión de sensaciones a través de sus composiciones. 

Aquí va
               
Empecemos hablando sobre vos, tu historia, tu vida, ¿quién es Yusa, cómo te presentás?
Soy de La Habana, Cuba. Hago música desde chiquita, siempre hice música. Estudié en el conservatorio música clásica, empecé a los ocho años a estudiar y me gradué a los 23. He sido parte de varias agrupaciones, formé parte de agrupaciones de mujeres tocando el Tres que es un instrumento cubano, yo soy la primera graduada en ese instrumento. Estuve mucho tiempo haciendo obras, música para teatro, cine. Y bueno, la vida me ha ido llevando por diferentes caminos.
               
Durante tu carrera integraste varias agrupaciones, compartiste escenario con numerosos músicos y formaste parte de un trío con Ramiro Musotto, un artista argentino que estuvo muchos años viviendo en Brasil y trabajando con referentes de la música latina. ¿Cómo fue tu experiencia de trabajar con él?
Fue linda, corta pero muy bonita. Realmente estuvimos trabajando quince días en Brasil y la conexión fue a través de Lenine (músico brasileño) que fue quien nos convocó. Fue lindísimo, me encontré a una persona que amaba Cuba, un conocedor de la música cubana. Realmente hicimos tremendas migas, nos divertimos mucho y hablábamos mucho sobre música. Luego no nos vimos más hasta el 2007 en la clausura de los Panamericanos, que se hicieron también en Brasil. Fue la segunda vez que nos vimos y después desafortunadamente no nos vimos más, aunque nos manteníamos en contacto, nos escribíamos. Fue lindísimo conocer a Ramiro, fue un músico que incluso en Brasil llegó a tener una repercusión importante. Siendo Brasil un país tan lleno de músicos y percusionistas, que Ramiro lograra tener un lugar importante en Brasil habla bien de él.

               
Tu música es un rompecabezas de distintos géneros. Es una mixtura con dejos de jazz, rock, rumba, ¿cuáles son tus principales influencias?
Tengo muchas, debo tener influencias que son hasta a nivel inconsciente. Tiene que ver con la música que escuchaban mis padres, como Silvio Rodríguez, Beatles, Rubén Blades, y luego la música que yo elegí escuchar. Cuando empecé a estudiar clásica me gustaba mucho Chick Corea, Get Jarrett. Me ponía a estudiar piano en la escuela y a sacar temas de ellos, también de mis coterráneos. Mi música tiene que ver un poco con el mestizaje que tiene Cuba, que es de por sí es una isla cuya identidad cultural está creada del mestizaje, incluso de la música que vino de la colonia francesa, de España y de la trata negrega que llevaron a Cuba.
               
Es música con identidad.
         Viene de la propia identidad cubana. Uno no puede estar al margen de lo que sucede en su lugar. Pero sí, es una música bastante mezclada y sobre todo tiene mucho de mis viajes. Yo estoy viajando desde muy jovencita y participando de muchos festivales, con músicos de muchos países. En estar en festivales en Inglaterra y demás, te hace asumir un poco de las otras culturas. Yo estoy bebiendo de esas fuentes desde hace mucho tiempo, además de la música que estudiaba en el conservatorio y la nos pasábamos entre nosotros. Ahora tengo una biblioteca grandísima, ahora mismo tengo  mucha música argentina.


¿Qué te gusta de Argentina?
          Yo crecí con Charly García. Mi adolescencia fue marcada por el rock and roll de Europa y Charly. Incluso había cortinas de programas de Charly García y Spinetta. Eso es algo de mi tradición, no es algo menor, como Mercedes Sosa. Son cosas con las que crecí. No recuerdo haber estado sin Mercedes Sosa. En la época del ‘70, ‘80, hubo un sentimiento latinoamericanista que unió mucho a nuestros países, Argentina, Cuba. El propio éxodo que hubo de la dictadura también, creó un nexo muy importante entre nuestros países. De hecho fue la primera vez que escuché tanto chamamé en Cuba. Yo no sabía cómo se llamaba en aquel momento, pero eran influencias que estaba recibiendo a nivel inconsciente porque eran parte de mi crecimiento y tradición.
               
Este fenómeno de acercamiento entre países latinoamericanos es algo que se está dando política e ideológicamente en la actualidad. Es el momento en que vos venís a ofrecer tu música como parte de la nueva ola de música cubana. La prensa especializada y quien escucha lo que hacés, se da cuenta de este sabor especial que tiene lo tuyo. ¿Cómo te sentís en este rol en el que de repente te encontrás?
Para mí es un poco raro hablar de mí misma. Generalmente son los otros los que hacen ese tipo de comparaciones. A mí me place mucho porque  de hecho se nota que hay un nuevo interés en lo que se está haciendo hoy en la música cubana, porque de hecho hubo un momento en que se perdió esa conexión. Hasta los años 80 había mucha conexión con lo que sucedía en América Latina, pero después de los 90 todo eso desapareció un poco. Entonces hoy que se hable de eso, quiere decir que hay una búsqueda e interés en recuperar la identidad de esos países, y sobre todo lo que más me alegra es que se note que se está haciendo música de este tiempo, porque yo estoy haciendo música de mi tiempo, la música de hoy, y esto es lo que es mi música, no sé si es bueno o malo, pero mi música representa mi época.
               

Hablando del arte, sensaciones, influencias, ¿qué buscás transmitir en tus creaciones?
Yo soy muy inquieta y me gusta provocar reacciones en las cosas, porque de esos estímulos me nutro yo para crear. No soy una persona que premedita las cosas ni me interesa de repente caer bien. Me interesa ser útil sobre todo. Siempre digo una frase de José Martí, “creo en la utilidad de la virtud y en el mejoramiento humano”. Y un poco en base a la utilidad, porque las herramientas cuando uno las tiene no valen de nada si no son útiles, entonces puede ser que sepas mucho pero ese conocimiento no vaya a ninguna parte. Entonces en eso se basa mi ser, en ser útil y sobre todo en poder mostrarme sincera y estar abierta siempre a lo nuevo que venga, tener el corazón y la mente abierta para poder recibir todo lo nuevo que hay, que es parte de lo que hoy es mi música y espero que eso nunca me cambie.
                Tiene que ver con la libertad. Como no tengo que hacer música para nadie, hago la música que yo quiero hacer, y eso también tiene que ver con haberme criado en Cuba y haber tenido el tiempo y la libertad para hacer lo que quería, para poder investigar y hacer la música que hago. Creo que eso es lo más importante que tiene mi carrera, que hasta hoy estoy haciendo música y nunca he tenido que hacer concesiones con nada ni nadie.
               
Hablando de esto de compartir con músicos. Hoy estás sola, sin banda, ¿Cómo es tener el escenario solo para vos?
En un sentido es bueno porque te coloca en el momento en que tú haces las canciones, cuando estás en total soledad. Es ese acto bastante egoísta que tiene la composición, que es que estás tú solo, con tus fantasmas y tus canciones, con tus cuerdas. Eso tiene una parte buena y una mala, y la parte buena es que ahora la gente va a ver a la Yusa que está cuando está sola. El público va a ser parte del concierto, me gusta mucho involucrarlo. Me gusta la gente, estar con ella, me gusta provocar y pasarla bien.
               
Te gusta generar sensaciones.
Siempre.

          Y así pasó Yusa por Neuquén, una visita tan de lujo como inesperada. Poco nos hubiéramos imaginado tiempo atrás, que una música de la isla guevarista iba a compartir escenario con nuestras artistas de acá y en la primera Peña Latinoamericana que se realizó en el lugar, evento que sin dudas merecía la sala tal como estuvo, llena.

Hasta la próxima!
Juliana D. Biurrún
Fotos de Andrea Jara
Publicado en www.comahuerock.com.ar

Comentarios