Ir al contenido principal

La reivindicación de la radio

La radio, un amor en el aire
Cuando no existía la televisión o no todos tenían acceso a ella, allá por las décadas del  ‘40, ‘50, la gente se reunía para escuchar la radio. Destinaba horas de sus días para oír con atención las emisiones, las novelas, el radioteatro. Era una especie de ritual en el que se compartía la cotidianeidad con más simpleza, inocencia y compañerismo. 

Aquellas costumbres fueron desapareciendo con la irrupción de los nuevos medios, quienes además de bombardear desde lo audiovisual, muchas contribuyen a fomentar la individualidad, al ser quienes seducen al usuario – espectador, a encerrarse en su propio mundo y pasar horas frente a la PC o días en compañía de la TV.

El fin de una era

Staff Rock and Pop Nqn
El viernes 17 de diciembre fue el último día de emisión de la Rock and Pop en Neuquén. Cerca de las tres de la mañana el dial quedó en silencio. Era el fin de una era, el cierre de un ciclo. La radio no había sido sólo frecuencia modulada, sino un espacio de expresión y lugar de difusión de las bandas regionales. Los legendarios corners en su predio vieron tocar a decenas de grupos, y fueron lugar de reunión entre vecinos curiosos, amigos y fans, entre otras hierbas.

El viernes 17 de diciembre de 2010 fue todo un acontecimiento. Fue el día en que los neuquinos nos volvimos a reunir para escuchar la radio. Fue el día en que las décadas pasadas revivieron en la ciudad, para volver a juntar gente alrededor de una emisora, expectante, compenetrada, libre de pies y manos para escuchar, nada más.

La Estafa Dub
La Estafa Dub es la banda de Neuquén que más promete, que ya llegó y lo va a seguir haciendo cada vez más lejos. Ellos viajaron a Buenos Aires y se instalaron en el estudio de la Rock and Pop de capital para dar desde allí, este cierre definitivo. El lugar de reunión fue el programa “La de Dios”, la Bombonera del Reggae de Santi Palazzo, el semillero del que muchos nacieron directo al estrellato.

Los músicos de La Estafa quizás todavía no tengan conciencia sobre la enormidad de su paso por la Sin City. Además de haber dado un paso gigante en su carrera, ayudaron a  reivindicar el valor del medio. 

Ese viernes 17 fue el día en que nos volvimos a reunir para escuchar la radio como un ritual. Fuimos muchos compartiendo sentimientos encontrados en el mismo momento: el orgullo por nuestra gran banda y la melancolía por el fin de la Rock and Pop en la zona. Fueron horas en las que estuvimos sintonizados por el aire y nos retrotrajimos hasta aquellas décadas, en las que su sonido era el principal encargado de liberar la imaginación colectiva.

QEPD R&P (by Nico Bustamante)
Hasta la próxima
Juliana D. Biurrún

Comentarios

  1. muy lindo vieji me emocionaste con el relato!, muy pero muy bueno!! un beso!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario