Ir al contenido principal

Cromosoma X y nuestro gran 2010

 La típica de fin de año es hacer un recorrido evaluativo por los 365 días que pasaron. Lo bueno, lo malo; lo lindo, lo feo; lo satisfactorio, lo desagradable; y un montón de cosas que terminan por conformar una especie de balance sobre esa época que pasó.

Particularmente el 2010 me llenó de caricias y a veces me pegó un par de piñas. Me enseñó un montón y me mostró cientos de cosas nuevas. Me hizo conocer gente increíble y me tiró por el inodoro prejuicios que ni siquiera sabía que tenía. 

El 2010 fue un año musicalmente inmejorable y un periodo súper productivo con Cromosoma X. Hicimos docenas de shows en vivo, viajes a montones para tocar en el interior. Presentamos nuestro primer disquito con éxitos totales. Nació una nueva grabación junto a Lito Vitale, y contamos con el lujo y el honor de  tenerlo como invitado en un recital. 

         A nivel social, establecimos relación y compartimos escenario con un montón de músicos de la localidad. Hacia dentro, la familia se fortaleció en todo sentido, y  en conjunto hicimos amigos nuevos y conocimos gente genial. Aprendimos a revalorizar constantemente el esfuerzo y la dedicación como los caminos ciertos para cumplir nuestros objetivos. Eso se tradujo en coordinación, trabajo en equipo, en familia, entre amigas y amigos. Las discusiones sin peleas nos hicieron entendernos mejor, y  los debates siempre productivos nos hicieron madurar. 

Fue un año súper intenso, cargado de afecto, cariño y compañerismo. Contra todo prejuicio, somos un grupo mujeres y no nos peleamos entre nosotras como alguna vez alguien imagino. Tampoco somos el nido de víboras que se puede dibujar en un inconciente perdido por ahí. Nada más alejado de eso. Somos un grupo humano y musical, un grupo de amigas y confidentes, de psicolocas y de descarga. Cromosoma X es un espacio constante de catarsis e interacción, donde nos desenchufamos de todo para conectarnos con parte de lo que somos, cada una individualmente y en grupo. Cromosoma X  es la familia que se ve en el escenario, pero también es toda la familia que hay detrás. 

Estoy agradecida de todo corazón a Cromosoma y compañía por permitirme ser parte de esta comunidad. El 2010 fue nuestro año de crecimiento pleno, y todo el  esfuerzo y trabajo que sembramos lo fuimos cosechando de a poco y en todo sentido.

     2010, fuiste un año súper generoso, activo, divertido y nos enseñaste un montón. Fuiste un grande, y espero que lo mejor que nos diste, sea lo peor que el que viene nos de

  2010 TE BANCO. 2011, TE TENGO TODA LA FE!!!
QUE SEA ROCK, SIEMPRE.

Hasta la próxima! 

Juliana D. Biurrún

Comentarios