sábado, 9 de octubre de 2010

Relato de una foto musicalizada: Cuatrombones en Arpillera Cultural

          Si tengo que describir la imagen de cuatro trombonistas tocando a la par, no puedo más que resaltar la simpatía a la vista que despliegan entre todos. Las caras infladas al punto de estallar, las cejas dobladas en formas extrañas, los ojos entre abiertos y cerrados cuasi deformados. Las venas hinchadas, el ceño fruncido como cantando desaforados, y siempre acompañados con movimientos de la cintura para arriba en una especie de baile con su instrumento, conforman los rasgos típicos que se dibujan en la retina al recordar sus secuencias.
          El cuarteto de trombones, “Cuatrombones, se presentó anoche en Arpillera Cultural. El conjunto está integrado por Franco Francisco en primer trombón, Danilo Lianquin en segundo, Mariano González en tercero y Sebastián Romero en trombón bajo, acompañados por Lisandro Parada en percusión.
          Si bien ésta es una formación típica, es extraño encontrar en Neuquén una agrupación así. De hecho es la única, la pionera, y como si fuera poco, alberga a casi todos los poquitísimos trombonistas que hay en la ciudad. Quien más trayectoria tiene en su ejecución es Sebastián Romero. Él comenzó a enseñarle al resto luego de mudarse hace cinco años a la región tras ganar un concurso para integrar la Orquesta Sinfónica de la Fundación del Banco Provincia. 
          Este instrumento novato en el lugar pero anciano en la música, comenzó de a poco a tomar más protagonismo en la escena local. Puede decirse que trajo consigo corrientes de cambio y renovación, que se sumaron a sus colegas saxo y trompeta para comenzar a insertarse de a poco en la escena under e independiente, ya no siendo exclusivos de orquestas y big bands.
          En un intento por relatar una foto musicalizada de lo que fue la presentación de Cuatrombones, puede decirse que el lugar parecía la reencarnación de los años 30, no por la moda ni vestimenta, sino por el ambiente. Luces tenues, tonos arena, botellas de vino en las mesas. La gente atenta escuchando a los vientos dorados y admirada con la sutileza y el color de la percusión que los acompañaba. El sonido a capela, sin amplificación. Natural, así como sale del pulmón. El volumen justo permitía distinguir cada instrumento por separado, pero también escuchar a tu compañero de al lado. 
          Estilos de los más variados conformaron el soundtrack del recital. Mambo, ska, reggae, jazz y bossa. Clásicos como “Kaya” y “Jamming” de Bob Marley, “Cariñoso” de Alfredo Rojas, "Garota de Ipanema" de Joao Gilberto, “Mambo number five” y “Trombumba”, entre otros. La selección generó un clima cálido y acogedor, mientras que los cuatro simpáticos trombonistas continuaron bailando sobre su cintura canción tras canción.
          La próxima presentación será el viernes 22 de octubre en el primer aniversario de la revista “Vanguardista”, junto a Grupo Lukumi en La Conrado Cultural (Irigoyen 138).


          Por su poco tiempo de vida, Cuatrombones todavía no cuenta con material de estudio para promocionar su trabajo, pero en este link se pueden escuchar algunas de sus versiones tocadas en vivo en los estudios de radio LU5 AM600. Por la naturaleza de la grabación, el audio no es de lo mejor, pero funciona como referencia digna para conocer un poco de su música.


Hasta la próxima


Juliana D. Biurrún

No hay comentarios:

Publicar un comentario