miércoles, 2 de marzo de 2011

Folklore jamaiquino en el Teatro del Viento

Artículo escrito para el sitio
www.comahuerock.com.ar

Semifinal del Rototom Latinoamérica zona Peter Tosh

               La semifinal de la primera edición del Rototom Contest Latinoamérica, Zona Peter Tosh, se realizó el pasado domingo 20 de febrero en Teatro del Viento. De la contienda participaron bandas de Mendoza, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, entre las que resultaron seleccionadas Verde Reggae de Bariloche, Naturaleza Reina de Cipolletti, Impulso Reggae y Nueve Millas de Mendoza. Las mismas fueron anunciadas en “La de Dios”, legendario programa de la Rock and Pop Buenos Aires, creado y conducido por Santiago Palazzo. La actividad en la zona estuvo organizada por "Sa-k" Galaz y el colectivo de trabajo de La Estafa Dub, ante lo que cabe destacar que esta agrupación local no participó del concurso por ser su manager parte del jurado.

               Nueve Millas no pudo asistir, y en una resolución espontánea del jurado (Galaz, Palazzo y Meteoro - periodista de lo que fue R&P Neuquén), decidieron repartir entre las bandas restantes los 40 minutos que le correspondían al grupo para tocar. Y como en la cancha se ven los pingos, sin escrúpulos ni vaselina las colocaron ante una prueba de fuego que todas superaron con la profesionalidad que se pretende en un evento de tal magnitud. 

               La primera en subir fue Verde Reggae, y la “buena vibra” por la que se caracteriza el estilo se vio plasmada en una puesta de lo más armónica entre sus integrantes y para con el público. Esto, sumado a lo carismático y buen orador que resultó ser su cantante, y la espontaneidad e inteligencia con que supieron resolver el desafío sorpresa, convirtió sin dudas a La Verde en una de las candidatas al triunfo.

               Al terminar, pasamos de un mundo de recital a un universo de radio encarnado en la voz de Palazzo. Con un relato retóricamente impecable, explicó la magnitud del concurso y logró, con una cuota de inocencia y una pizca de picardía, poner todavía más nerviosos a los chicos de Naturaleza Reina que se preparaban para subir.

               Ya me habían contado que los shows de esta banda eran una gran fiesta, pero nunca los había vivido en carne propia. En principio parecían un grupo más sumiso y tranquilo que el antecesor. Pero sus emociones tardaron poco en aclimatarse, y de esa pasividad original pasaron a una explosión de energía cuando, de repente, el público empezó con cantos y banderas a saltar desaforado. Tanto que tuvimos que corrernos desde el sector que ocupábamos adelante hasta un costado tímido donde no llegaban los empujones. Esa efusividad fue una sorpresa de lo más grata, porque cuando un montón de almas confluyen en pos del gusto y apoyo hacia lo de acá, es inevitable el contagio del entusiasmo que reaviva el aprecio por lo nuestro.

               Al terminar Naturaleza, la locución de Santi siguió sumergiéndonos en un universo de radio hasta dar paso a la gente de Impulso Reggae. Para ese entonces el lugar estaba vacío y hacía mucho calor dentro, pero apenas pasaron unos minutos de los primeros acordes, el público inquieto que copaba el patio del teatro retornó a la sala. Con este cronograma completo la tarea de los concursantes está finalizada y de ahora en más, sólo les queda aguardar hasta el 4 de marzo cuando se anuncie al ganador en “La de Dios”.

               Y el final de la jornada estaba cerca, era domingo pero el reloj apenas pisaba las 23; todavía quedaba un margen para seguir la fiesta. Mientras tanto, la frutilla de la noche esperaba ansiosa para salir tras el telón.

               Desde Jamaica, el cantante Bushman y su set de soundsystem viajaron hasta nuestro lugar para interpretar en estado puro un estilo relativamente nuevo en la región. Y con él, la esencia del espíritu isleño se encarnó en música y acto, cuando unas secas sobre el escenario terminaron de recrear el aire jamaiquino que soplaba en el lugar. 

Juliana D. Biurrún

No hay comentarios:

Publicar un comentario